jueves, 14 de octubre de 2010

cuando cuentas los planes se salan...

Es un dicho popular pero que poco a poco he tomado como propio al darme cuenta de la razón que existe en esa frase, no se bien como funciona pero la mayoría de las veces que uno cuenta un plan a corto plazo, sin que importe el tema o un área en particular, este tiende a venirse abajo y en los mejores casos sólo se complica, pareciera que el entusiasmo y empeño puesto en nuestros deseos se ven enfrentados a una fuerza directamente proporcional pero en sentido opuesto, y si a eso le sumamos algún detalle o inconveniente en el camino, es suficiente para echar por tierra empeño y entusiasmo.

No se bien a que se debe, platique con algunos conocidos al respecto y no hubo una respuesta clara, por un lado salía el tema de la "envidia" que para mi no existe de la buena o de la mala, la envidia es envidia y nada más, supongo que eso podría ser un factor, otro fue el permitir que otros intervengan en nuestros deseos al momento de conocerlos, que por muy buenas intenciones sólo cambian el curso de los acontecimientos, alguno más sugirió el autoboicot por miedo al éxito, o por simplemente no saber que hacer con el, personas que son excelente en el empeño mas no en la realización, algo como el futbol mexicano, puede ser muy bueno por temporadas pero a la hora de la definición, no más no la arman, y tienden a contar todos sus planes y deseos en busca del reconocimiento y apoyo de sus conocidos para ser calificado como "emprendedor" o algo similiar, eso depende del tema.

Supongo que en los planes que he tenido y que han fracasado han intervenido las 3 razones anteriores, si me pongo a analizar una por una, encontraré seguramente fragmentos de estas y buscare una manera de justificarlas para no escribir una línea más en la libreta de las decepciones, es impresionante que incluso las personas que te estiman y forman parte de tu vida pueden llegar a influenciarla de manera opuesta a lo que quieres y sin percatarse de ello, lo peor es que nosotros tampoco lo vemos venir hasta que es tarde, proyectos de negocios, planes de viajes, compras de impulso, decisiones o planes sentimentales, incluso gustos musicales, cinematográficos y hasta literarios.

Bien pueden existir otras razones, pero sería redundar en el tema, la teoría es cierta, mientras divulgues los planes, siempre habrán factores opuestos a tus deseos, cosa contraria a cuando los mantienes únicamente para ti y una vez realizado o iniciado el proceso, los cuentas y no pasa nada más allá de lo que podría prever.

Es un buen momento para planear, esto de los 28 me esta aterrizando en muchas cosas interesantes y que me lleva a querer hacer más y distintas actividades en diversas áreas, sólo que esta vez sólo serán para mi, no vaya a ser la de malas y se salen las cosas.

Hasta el día de hoy no conozco alguien que no le haya pasado al menos una vez algo así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario