viernes, 5 de octubre de 2012

El Diseño Gráfico y el Crowdsourcing

"el crowdsourcing de diseño es como estar enfermo y querer auto-recetarse con lo que encuentran en wikipedia"
Cha.

En estos días me encontré con un sitio llamado Torneo de Ideas, donde cualquier empresa que requiere un servicio al parecer "profesional" de diseño gráfico puede acceder, y por medio de este los participantes que deberían entenderse como profesionales del medio mandan sus propuestas para ser evaluadas, de ésta forma la "mejor" al punto de vista del cliente obtiene una remuneración económica dejando a todos los otros participantes sin nada más que la satisfacción de su participación y tiempo perdido invertido, sin embargo a pesar de que parece una GRAN idea, en lo personal y tras ver los proyectos y ofertas económicas que tienen publicadas no puedo pensar que solo contribuyen a la degradación de una profesión que cada día enfrenta nuevos y más complejos retos.

Antes de entrar de lleno al tema quiero aclarar que este tipo de servicios llamados "crowdsourcing" no son nuevos ni novedosos y en particular éste llamado Torneo es una vil copia de otro de nombre Design Contest, el cual tiene funcionando al menos desde el 2003, así que por el lado de "novedad" no tiene nada en absoluto, tanto es así que su diseño es tan parecido que bien podría ser considerado un template (mínimo hubieran hecho el concurso para que un diseñador hiciera algo distinto y no un genérico).



Ahora si, regresando, en gran medida el concepto de crowdsoursing tiene sus ventajas para el cliente final, quien lo busca va con la idea de que estará atendido por profesionales y que ellos a su vez harán todo lo posible por satisfacer los requerimientos de proyecto, sin embargo a pesar de que como idea pudiera parecer adecuada en la práctica lo que tiene que esperar es todo lo contrario dadas las circunstancias y el tipo de prácticas a los que se incurre, algunas son:
  • Cualquier persona y no necesariamente un profesional en comunicación gráfica puede participar enviando las soluciones que el cliente está buscando.
  • La página web funciona solo como un intermediario y se deslinda de responsabilidades sobre imagen, derechos  y/o cualquier problema entre partes, dejándolo muy claro en su apartado de Términos y condiciones, así que cualquier cosa que ocurra después de finalizada su participación ya no es su problema.
  • El precio lo pone el cliente.
Y ello lleva resultados como éstos:
  • Una inadecuada retribución monetaria por un servicio profesional.
  • Un resultado aparentemente "bueno" visualmente pero falto de concepto y respaldo teórico.
  • Un plagio.
  • "Diseños" basados en tendencias o modas pasajeras, en otras palabras soluciones a medias.
  • Fomenta una creencia de que la profesión del diseño es más un oficio o que su retribución económica debe ser "barata".
  • Desprestigio de la profesión.
  • Fomentan una competencia desleal con diseñadores freelance y despachos especializados.
Y queda claro que muchos de estos resultados también son culpa de los diseñadores que se prestan a éstas prácticas por falta de empleo, poca experiencia profesional, portafolio y lo que sea, al final es una discusión como la de el huevo y la gallina, pero deberían tomar en cuenta tanto los empleadores como quienes participan en esto, que más allá de creer haber encontrado una solución, están procurando tener resultados mediocres tanto en el producto final como en su retribución económica.

Unos ejemplos de plagio:

¿Tienen alguna idea del tiempo que una vez terminado un concursillo de estos va a transcurrir en lo que descifran si incurrió o no en un plagio el que les vendió el diseño?

Un verdadero diseñador les entregaría el documento al menos de Derechos de Autor tramitado obviamente en INDAUTOR (en el caso de México) en dónde se especifica la autoría y dado caso la venta de los derechos del diseño.

En fin, sin duda es una pena que haya quién promueve prácticas que menosprecian el verdadero trabajo y dedicación que requiere la profesión, los años en la universidad y los gastos que no son pocos para tener el conocimiento necesario y poder ofrecer verdaderas soluciones de comunicación gráfica para los clientes que nos dan la oportunidad de participar con ellos en los logros de sus compañías.

Como final queda la reflexión hacia los posibles contratantes de sitios como del que hago mención, "ustedes están solicitando un servicio por el cual no están pagando lo adecuado y por otro lado que ustedes sin importar a lo que se dediquen, lo hacen por una vía en la que tampoco participarían estando del otro lado, ¿porqué fomentan ésto si ustedes bajo las mismas reglas sería injusto para ustedes?" si alguien siente que ésto no es correcto supongo que entonces alguna vez ha hecho algo como esto:
  • Regatearle al médico por el costo de la consulta (sólo la consulta)
  • Al momento de estar en la caja del súper mercado abrir un producto probarlo para después decir, "no me gusto, así que no lo voy a pagar, y aún así llevárselo GRATIS"! además de no querer recibir reclamos por parte de la tienda.
  • Necesitar de un abogado y pedir 5 juicios para ver cual lo defiende mejor!
  • Solicitar un estudio de mercado y si los resultados no le gustan no pagarlo porque esperaba que su marca estuviera posicionada como Coca-Cola (no aplica para Coca-Cola).
Creo que queda claro el punto, y por otro lado a los diseñadores, ¿Cómo quieren que su trabajo sea reconocido si lo malbaratan, regalan y no lo sustentan?, ¿Como quieren "algún día" cobrar bien por su trabajo si hoy lo realizan por una cuarta parte o menos de lo que podría valer?

La excusa de no tener un portafolio para poder cobrar lo suficiente no justifica nada, pues en mi experiencia (poco más de 8 años y con un despacho de diseño propio desde hace más de 6 años) he visto en varios casos, proyectos personales lo suficientemente buenos como para dar mi voto de confianza y hasta ahora no me han quedado mal, la creatividad con la que ejecutan no sólo debe aplicar cuando se trabaja para una marca en concreto sino debe ser demostrada en cualquier momento y práctica profesional.

Sin importar a lo que te dediques, si eres cliente o proveedor, creo que todo se puede resolver por mejores vías que con servicios como los que el crowdsourcing ofrece en estos casos, si bien la competencia siempre será bien vista en el campo profesional, cuando se regula con éste tipo de prácticas y limitaciones pierde el sentido y se convierte en un vicio para ambos lados del proyecto excepto para el enlace de éstos (la página web en éste caso) que sin importarle más que cobrar y lavarse las manos incita a que la percepción del mercado cambie en contra de los profesionistas, sobre todo los de recién egreso y se sientan en libertad de explotarlos y menospreciar sus estudios y esfuerzo.

Antes de tomar una solución de éste tipo deberían considerar si estarían dispuestos a que les hicieran lo mismo ¿no creen?


No hay comentarios:

Publicar un comentario