martes, 10 de marzo de 2015

volver a empezar

Tuvo que pasar más de un año para no encontrarme con tu recuerdo en los momentos más inoportunos de mi vida después de ti, y cuando me doy cuenta ya no dueles, no haces falta, eres tan sólo el recuerdo que hubo un antes y vivo en lo que siguió a eso, una pausa, unos años, tu y yo.

Deje mi vida en pausa por un tiempo, ahora me doy cuenta que era porque no había que dar, todo se había ido contigo y me quedé vacío, tenía que volver a empezar y no hay cosa más complicada que encontrarse con un borrón y cuenta nueva cuando se trata de ofrecer algo propio, algo que valga la pena compartir.

¿Porqué me acuerdo tanto de ti? ¿porqué te dejo en estas letras? ¿para qué?, no tengo una buena respuesta, supongo que te agradezco más de lo que te extrañe, me diste un motivo para seguir alejándome de ti, un propósito que hoy está claro, y aunque es simple de decir, escribir o pronunciar en la práctica es lo más complicado que hay, quiero algo mejor que nosotros dos, algo mejor que aquello que nos antecedió, algo más grande que sólo en mi imaginación puedo inventar, algo sólo para locos y con grandes letras rojas iluminadas con neón que advierten del peligro de cruzar al otro lado, algo para lo que no fuimos buenos juntos.

Por otro lado y con menos imaginación, te escribo porque después de ti no ha pasado nadie (hasta hace unos días) que me despertara el interés por escribir, ese que tantas noches motivaste, desvelaste y recreaste con tus lecturas, me hacia falta una musa, un deseo y un sentimiento que me recordara que esto es solo un reflejo de la vorágine en mi cabeza, así como de la falta de congruencia de mi corazón.

Adiós, hasta luego, gracias y bienvenida de nuevo, ya no como musa, si como una historia más que puedo contar sin pena ni gloria, solo un momento más que precede a lo que está por venir y se asoma solo para advertirme y recordarme que es mejor el juego que la meta, que es más entretenida la persecución que conquistar el objetivo, que hay más que vivir y contar cuando se intenta que cuando se posee, te aburre y se te olvida que lo motivo todo en un inicio.

Me extraño contigo, me anhelo con ella, me divierto con ninguna y cada día que me levanto, encuentro la oscuridad en mi que me motiva a volver a empezar, perseguir, correr, tomar y soltar de nuevo, porque no quiero perder nada que me pueda provocar no ir de nuevo tras ella, un día a la vez, todos los días, hasta que no pueda seguir más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario