jueves, 2 de septiembre de 2010

perdí mi usb...

hoy particularmente no ha sido un día tranquilo, de hecho la semana ha estado bastante cargada de trabajo, por suerte eso me llevo a estar más en contacto con una amiga de hace tiempo, me dio la noticia que para febrero será oficialmente mamá y bueno platicamos un buen rato de otras cosas, sin embargo el trabajo se acumuló y entre las prisas hoy fue un día complicado, 3 vídeos, unas impresiones que me llevaron como 4 horas perdidas en lumen, encontrar a un compañero de la universidad que hacía tal vez 6 años que no veía, un usb perdido y una breve charla con una desconocida... ehm... creo que eso último será el motivo de este post, lo demás es lo de todas las semanas en cuanto a trabajo se refiere.

A las 11 aprox llegué a imprimir, para variar sólo 2 personas atendiendo y no muy bien a varios que hacíamos fila, mientras perdía el tiempo viendo mi tl en tt y fb,me encontré a un compañero de la uni, platicamos lo que se pudo y para cuando nos pudieron atender nos distanciamos un poco sin mucho que decir, al cabo de un rato la gente se fue acumulando, al parecer antes de mi turno había una chica esperando sus impresiones, la vi un par de veces de un lado a otro, avisándole al encargado de vez en cuando que seguía  ahi, que no tardaba, solicitándole que le avisara si había algún progreso, etc. Habrán pasado unas 3 horas desde que había llegado y mi trabajo iba por la mitad, de nuevo la vi, cruzamos un par de frases, de esas que sacas cuando el servicio es malo y alguien entiende tu situación pues están en las mismas y no les queda más que esperar de la mejor forma posible, en fin me tuve que mover para comprar unos papeles y para cuando volví se había ido o al menos eso creí, deje encargado el trabajo que me indicaban estaría listo en 2 horas más y decidí que era buen momento para regresar a la oficina y con suerte salir a tiempo para recoger mis impresiones por la noche.

Eran las 7:30pm o algo así, entré de nuevo a la tienda con la idea de recoger mis impresiones y el usb donde había llevado mis archivos, recogí mis impresiones, las revise, guarde y salí de ahí, a esa hora en esa zona los taxis no abundan así que me acerque a la esquina más cercana y con mayor tráfico procurando que la ligera llovizna no llegara a mis materiales, fue cuando la vi de nuevo, me reconoció y lo único que puso hacer fue sonreír, le pregunte que si había estado en la tienda todo el día y pues si, sin comer y esperando, el día no había sido complicado únicamente para mi, platicamos un rato mientras los dos esperábamos un taxi, nos contamos nuestro día, ella se extendió a su semana y yo a solo detalles, no estoy seguro de todo lo que platicamos, fue una de esas charlas que sin ser superficiales tampoco son profundas, simplemente son para pasar el tiempo con alguien que no te dio tanta desconfianza, por fin llegó un taxi, nos despedimos como si nos conociéramos y se fue, en ese momento me di cuenta que no había recogido mi USB de la sección de impresión, regrese a la tienda y no corrí con suerte, un usb por un teléfono y una plática con una desconocida, creo que fue un trato justo.

Creo que las cosas comienzan a cambiar, eso siempre es bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario