viernes, 5 de septiembre de 2014

Inconcluso

No se si lo has pensado, pero es una idea que no me abandona desde hace semanas, meses tal vez, y a pesar de seguir cada quién en su camino, lejos uno del otro, creo que lo nuestro quedó inconcluso, no porque omitimos algo, no porque no dijimos lo suficiente, no porque no lo intentamos -no se si fue lo suficiente-, solo es la sensación, la duda y el recuerdo que queda presente, ¿qué nos faltó?

Anoche me di cuenta que aún en los momentos menos oportunos intento buscarte en los ojos, los labios, el tacto, los brazos y el olor de alguien más, no te encuentro y sigo mi camino, no recuerdo su nombre, tampoco su plática, solo me queda una especie de vacío en el estómago que acompaña a un malestar espantoso por beber de más, sin pretexto para ello, pero solo comparable uno al otro.

No te busco pero te pienso, más seguido de lo que debería, más seguido de lo prudente, mas seguido de lo que quiero pero la sensación de que sigues ahí, de un hilo morado o azul-verde que pensé roto me hace mirar atrás mientras doy un paso adelante, un paso más lejos y en dirección opuesta a lo que tuvimos.

Con una plática entre amigos me di cuenta que hice más planes contigo de los que tenía consciente, para mi los viajes, salidas y tiempo era en si un plan, nuestro estilo de vida y espacio de confort, pero lo que no tenía presente era la sensación que cada día a tu lado me acompaño, sentirme en casa, perteneciendo a algo más grande que yo, algo que cumplía y procuraba un todo, algo dónde crear y poder crecer, donde iniciar una familia, caminar juntos y perdernos hasta el límite de nuestro camino, algo que hoy solo esta inconcluso.

Hace unos meses encontré y se supone arreglé aquello que provocaba la sensación que mino y lentamente acabó lo que empezamos, ese sentimiento de tristeza sin razón, de querer más uno del otro  y al mismo tiempo necesitar espacio para salir corriendo, cosa curiosa porque no era yo quién se sentía así pero estaba en mi averiguar cómo y qué hacer para remediarlo, lo hice, demasiado tarde supongo.

Sabes, escuche y vi en aparador un nuevo libro de Kundera, catorce años tardó en volver a publicar, no he querido comprarlo aún, pero no creo que pase mucho sin que complete mi colección, no se porque escribo esto, pero quería contármelo y que si pasas por aquí lo supieras, aunque solo en mi retorcida y en ocasiones atormentada mente quiero pensar que tu también conservas algo de ese hilo morado, y si eso es verdad, sabes a que me refiero con la sensación que no se como expresar, solo se que está inconcluso.




No hay comentarios:

Publicar un comentario